Seleccionar página

Un término que se origina desde la responsabilidad del sector logístico y del transporte para lograr su objetivo: proteger el presente y el futuro del planeta

El concepto y práctica del Green Logistics está cada vez más en la boca de todo el sector del transporte. Qué tiene este que lo hace tan esencial y cómo podemos saber que estamos logrando una operativa más positiva para el medio ambiente.

De qué hablamos cuando nos referimos a Green Logistics:

Este término hace referencia al conjunto de políticas y medidas sostenibles dirigidas a minimizar al máximo el impacto ambiental. Este tipo de logística incide en la reconfiguración de estructuras, procesos, sistemas distribución y almacenamiento de mercancías para hacerlos más respetuosos con el medio ambiente. Uno de los objetivos de la eco-logística es encontrar un equilibrio entre sostenibilidad y rentabilidad. 

Aquí expondremos y analizaremos las principales claves que debe tener una logística verde para ser respetuosos con nuestro planeta.

Claves que requiere una operativa limpia

  1. Medios de transporte sostenibles

Cada vez están tomando más impulso los medios de transporte eco-friendly, como las bicicletas o los camiones ecológicos. Si usamos este tipo de nuestra logística podrá garantizar que las emisiones por kilómetro de ruta son mínimas.

  • Medir la huella de carbono

Gracias a la medición de las emisiones que produce nuestra logística, podemos establecer un punto de partida para mejorar. A partir de esta métrica, seremos capaces de considerar y determinar las medidas de sostenibilidad que mejor se ajusten a nuestras necesidades. 

Una de las metodologías más usadas por las empresas logísticas para calcular el consumo energético y la huella de carbono es la norma internacional UNE-EN 16258 de 2013.

  • El embalaje y la gestión de los residuos que este produce deben gestionarse correctamente

El packaging es un factor determinante para llevar a cabo una operativa sostenible, pues los materiales pueden generar un alto volumen de residuos. Tener un embalaje ecológico demuestra que eres una empresa que mira hacia el futuro y que utilizas tus suministros de forma racional. 

Cada vez hay más opciones de materiales reciclados y sostenibles para empaquetar nuestros productos. La ingeniería del packaging avanza cada vez más rápido. Encontramos embalajes biodegradables (hecho a base de plantas) o creados con materias primas que pueden reciclarse en su totalidad y de forma sencilla.  

  • Usar aplicaciones de software para optimizar las rutas

El uso de herramientas de software a la hora de llevar los envíos a la puesta del cliente, pueden ser grandes aliados para automatizar los procesos y efectuar más envíos en menos kilómetros. De esta manera, podremos satisfacer la demanda de pedidos y, al mismo tiempo, reducir las emisiones. Pues a menos quilómetros, menos impacto en la huella de carbono lograremos.

  • Aplicar la intermodalidad 

Combinar más de un medio de transporte para llevar a cabo un envío, a veces es la mejor opción para ser respetuosos con el medio ambiente. Pues si transportamos una carga desde su origen en camión hasta un barco y ese barco lo lleva al puerto correspondiente (siendo este el trayecto más largo), será menos contaminante que si ejecutamos toda esa ruta por carretera. Esto es debido a que el transporte terrestre en camión es el que más emisiones de CO2 genera. 

En definitiva, si cumplimos con alguna o todas estas claves, estaremos más cerca del objetico de la eco-logística. Es decir, lograr un futuro verde, un planeta sano en el que poder seguir construyendo y no destruyendo. Cada empresa logística tiene en su mano una gran responsabilidad para conseguir un sector más seguro para todos, a corto y largo plazo.